¿Debemos entrenar con agujetas? Sal de dudas ya mismo

¿Quién no ha sentido agujetas alguna vez en su vida? Son uno de los incordios más molestos de los que amamos los hierros, que son avisos del cuerpo para evitar que sigamos entrenando. No tienen que ser necesariamente malos, ya que es una alerta del organismo para que nos detengamos.

Continuar leyendo